Este proceso suele iniciar a los ocho meses de edad. (Foto: Especial)

¿Qué es la angustia de separación en bebés?

Al percatarse de que él y su mamá no son la misma persona el bebé comienza a sentirse vulnerable
Darinka Gómez | El Universal
22 Octubre, 2019 | 10:00 hrs.

La angustia de separación en bebés es un proceso por el cual pasan la mayoría de los bebés y que se manifiesta cuando tienen una reacción de llanto intenso cuando sienten que van a ser separados de su figura de apego. 

Así lo explica el pediatra Alberto Estrada Retes, quien también señala que la figura de apego no es necesariamente el papá o la mamá sino que puede ser la persona que lo cuida o con quien el bebé se siente más en confianza. 

Hay gente que pueden confundir este periodo con un proceso de retroceso en el bebé porque se asocia con que antes el bebé sí se iba con otras personas; sin embargo, no es así y esto puede generar presión sobre la mamá”, comenta.

Al ver que los bebés lloran de esta manera las personas externas pueden juzgar a los padres, o al cuidador, y señalar que el llanto es porque lo consienten de más o le dan “muchos brazos”; sin embargo, este es un proceso natural del desarrollo de cualquier bebé.

“La angustia de separación en los bebés en realidad indica un avance en el desarrollo del bebé pues aparece porque el pequeño comienza a hacerse consciente de su individualidad, es decir, descubre que es una persona independiente de su madre o figura de apego”, dice Estrada.

Al percatarse de que él y su mamá no son la misma persona, el bebé comienza a sentirse vulnerable y entiende que depende de su mamá. 

Cuando esto pasa es cuando separarse de ella le provoca una gran angustia pues entiende que ella es quien lo protege y que sin ella o su cuidador no tiene esa protección. 

Este proceso suele iniciar a los ocho meses de edad, puede durar hasta el preescolar y desaparece por sí solo con el tiempo. 

De acuerdo con el especialista es importante que durante esta etapa no se fuerce al bebé a ser separado de su figura de apego cuando llore pues su angustia es real y está comprobado que separarlos les provoca dolor.

Por otro lado, “si el bebé sufre de dicha angustia de manera recurrente puede generar daños psicológicos y cognitivos”, expresa Estrada. 

Lo mejor es dejarlos con su figura de apego y no obligarlos a desprenderse sino lo desean, es importante brindarles seguridad, confianza y la sensación de protección que piden. 

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS