Esta enfermedad es una de las principales causas de complicaciones en la superficie ocular. (Foto: Especial)

¿Qué es la blefaritis?

Los síntomas de irritación son los que más preocupan a los pacientes debido a que afectan su calidad de vida
Redacción | El Universal
20 Septiembre, 2019 | 09:00 hrs.

La blefaritis es la inflamación crónica del borde de los párpados y puede aparecer de dos formas: la blefaritis anterior y la blefaritis posterior, de acuerdo con información de un estudio realizado por la Universidad de Ciencias Médicas de la Habana.

Se conoce como blefaritis anterior a aquella que es causada por una infección estafilocócica o por alteraciones asociadas a la seborrea mientras que la blefaritis posterior es causada por una disfunción de las glándulas de Meibomio. 

Se trata de un padecimiento ocular muy común pero que produce una gran variedad de síntomas, razón por la cual suele ser difícil de diagnosticar y requiere de un ojo clínico entrenado para establecer el diagnóstico. 

La amplia gama de síntomas que puede provocar la blefaritis incluyen irritación, ardor y prurito de los bordes palpebrales, enrojecimiento ocular de los párpados, lagrimeo, secreción espumosa y grasosa así como escamas adheridas a las pestañas. También pueden presentarse orzuelo y chalazión (protuberancia hinchada en el párpado).

Los síntomas de irritación de los ojos son los que más suelen preocupar a los pacientes debido a que afectan su calidad de vida. 

Además de su alta incidencia la blefaritis es un problema ocular al que se le debe dar la importancia necesaria debido a que suele ser una de las principales causas de complicaciones tanto en la superficie ocular como en la parte interna del ojo. 

La aparición de esta enfermedad suele estar asociada a una complicación de una dermatitis seborreica o de la rosácea, sobre todo en el caso de la blefaritis anterior que suele ser provocada por infecciones. 

Los casos de blefaritis posterior, causados por un mal funcionamiento de las glándulas de Meibomio, puede ser provocados por trastornos nutricionales, así como por defectos genéticos en el funcionamiento de las mismas. 

El tratamiento incluye medidas higiénicas como lavado frecuente de los párpados, aplicar compresas tibias sobre los párpados cuatro veces al día durante 15 minutos, así como masajes que ayudan al drenado de las secreciones de las glándulas de Meibomio. 

También se aplican restricciones dietéticas que impiden comer chocolate y exceso de grasas saturadas. Por su parte, los medicamentos consisten en una combinación de antibiótico tópico justo con antibióticos orales. 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS