Una lágrima normal debe durar en el ojo entre 12 y 15 segundos. (Foto: Especial)

¿Qué es el ojo seco?

El ojo seco tiene más prevalencia después de los 40 años y en mujeres que se encuentran en la menopausia
Darinka Gómez | El Universal
19 Septiembre, 2019 | 09:00 hrs.

El ojo seco es una condición que genera una mala calidad en las lágrimas lo que impide una correcta lubricación y protección del ojo. 

Se trata de un problema propiciado por la contaminación ambiental, un ambiente seco y la exposición excesiva a las pantallas de los dispositivos electrónicos, de acuerdo con lo dicho por la oftalmóloga y vocera de Alcon, Rosario Guilas. 

Según explica la especialista, esta condición se presenta cuando el tiempo de ruptura de la lágrima se reduce de manera considerable; en una lágrima normal es de entre 12 y 15 segundos. 

“Hemos visto que hay personas cuyas lágrimas sólo duran entre tres y cuatro segundos lo que es demasiado poco, es una lágrima que no permanece en el ojo el tiempo suficiente para lubricar”, señala. 

Las lágrimas son el mecanismo que tiene el ojo para mantenerse lubricado y se renuevan con cada parpadeo pero si la “película” de esta lágrima se rompe antes de tiempo (cuando se evapora rápidamente) es cuando se generan los síntomas de este padecimiento. 

Entre los síntomas principales se encuentran malestar constante, comezón, irritación, sequedad, lagrimeo, sensación de que hay algo en el ojo, y, en casos más severos, fotofobia (intolerancia excesiva a la luz).

El ojo seco tiene más prevalencia después de los 40 años y en mujeres que se encuentran en la menopausia; sin embargo, puede aparecer antes si las condiciones ambientales y el cuidado del ojo no son las correctas”, agrega la oftalmóloga.  

Además de los factores ambientales, el uso de ciertos medicamentos como antihistamínicos y antidepresivos también pueden favorecer su aparición. 

El tratamiento indicado para este problema ocular es el uso de lágrimas artificiales que restablezcan las capas que forman a la lágrima y que se conocen como película lagrimal. Estas capas son la capa acuosa, la capa de mucina y la capa lipídica la cual está en contacto con el ambiente y evita la evaporación de la lágrima. 

“Los mejores tipos de gotas son las que utilizan nanotecnología pues esta tecnología encapsula los compuestos de los lípidos y ayuda a restablecer tanto la capa acuosa como la de lípidos; además también ayuda a que la lágrima artificial disperse más rápido en el ojo y en una superficie mayor”, comenta. 

En la ciudades con altos niveles de contaminación, como es el caso de la ciudad de México, la prevalencia del ojo seco suele ser más alta que en otras zonas del país. 

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS